¿Qué es el veganismo?

El veganismo consiste en una filosofía de vida que excluye de su planificación alimentaria cualquier cosa que de alguna manera se relacione con el mundo animal, como la carne y todos sus derivados: leche, queso, yogur, huevos y todos los productos manufacturados a base de carnes. Además rechaza el consumo de todas aquellas cosas que sirven para el vestido, el abrigo o la belleza que provienen del mundo animal.




Las razones que orientan su filosofía o estilo de vida son variadas: de salud, éticas o medioambientales. Suponen que las carnes son perjudiciales para el humano, que producen cánceres de todo tipo y múltiples enfermedades. Consideran el carácter cuasi sagrado de todos los animales y defienden a capa y espada que el animal debe recibir el mismo respeto y trato que el ser humano. Y piensan que la cría de animales para el consumo  va directamente en contra de la pureza del medio ambiente y que las materias primas vegetales usadas  en la manutención y engorde servirían más para mitigar el hambre en el mundo.


Origen del concepto “Vegano”

concepto y definición de vegano

Acuñado en 1944 por el inglés Donald Watson, el término vegano o veganismo se crea por el rechazo a la consideración del animal como producto-para el hombre y, por tanto, contra el maltrato y crueldad que tradicionalmente se ejerce sobre él. En cierta manera vegano es aquel vegetariano que no come huevos, mantequilla, leche y queso. Poco a poco, va instalándose en los países desarrollados la idea vegana, que a principios del siglo XX era puramente testimonial.

En Alemania y Reino Unido proliferan los supermercados y restaurantes con productos y menús dedicados a los veganos con facturaciones realmente considerables. En Estados Unidos aumentan los estudios y organizaciones que dedican sus esfuerzos a expandir las ventajas del veganismo, incrementando notoriamente el número de adeptos cual si de una religión se tratara. Distingamos entre dos conceptos o formas de entender el veganismo.

Existe lo que se llama la “dieta vegana” y lo que se puede llamar la “filosofía vegana”. La dieta vegana es la que prohíbe el uso de carnes, pescados, mantequillas, leche, huevos, miel y otros productos animales en la alimentación.

Sin embargo, la filosofía vegana va más allá y además de la dieta, prohíbe el uso del animal como mercancía para pieles, cueros, plumas, ornamentación, entretenimiento y diversión de los humanos.


¿La dieta vegana es mala?

la dieta vegana es mala

Argumentos de los contrarios al veganismo. Para un mejor funcionamiento del organismo humano son necesarios ciertos elementos nutricionales, como el hierro, el calcio, el yodo, los ácidos grasos, las proteínas, las vitaminas D y B12,entre otros factores, sin los cuales habría una deficiente calidad de vida e innumerables problemas óseos, nerviosos, musculares, pulmonares, de raquitismo, anémicos, de cardiopatías o incluso psíquicos.




Muchos Consejos de salud pública de varios países de Europa y América han alertado sobre la alimentación vegana estricta en los niños, bebés y madres embarazadas o lactantes por una posible insuficiencia de esos nutrientes imprescindibles en la alimentación vegana. No obstante, es perfectamente recomendable si se siguen una dieta vegana variada y equilibrada.


Dieta vegana para principiantes

Dado que siempre es mejor mostrarlo que contarlo, para todos aquellos que lo prefiráis en formato vídeo, aquí os dejamos unos consejos de la dietista nutricionista Laia Gómez para todos aquellos que estéis buscando información acerca de la dieta vegana para principiantes, bien porque queráis iniciaros en este estilo de vida o simplemente por curiosidad.

¿Te has empezado a plantear una nueva forma para alimentarte?

Si has decidido prescindir de alimentos como las carnes, pescado y todos sus derivados y quieres empezar a practicar una dieta vegana equilibrada has de tener en cuenta que tu cuerpo debe adaptarse a una nueva forma de alimentación y, por lo menos al principio, habrás de saber que es importante que bases tu menú lo más variado posible para que no pierdas ningún aporte vitamínico.




CONSEJOS PARA PRINCIPIANTES EN LA DIETA VEGANA


  • Complementa la dieta con un suplemento de vitamina B12, vitamina D y yodo, aunque esta última hay que tomarla con moderación.
  • Es recomendable que con todas las comidas se acompañe una bebida con un rico contenido en vitamina C, ya que así favorece y ayuda a la correcta absorción del hierro.
  • Tampoco hay que abusar de aceites y grasas adicionales, sobretodo personas que sufren alguna patología cardíaca. En los niños veganos es distinto, ellos necesitan un aporte mayor de grasas.
  • Evitar el consumo de azúcares refinados y harinas blancas.En la medida de lo posible eliminar el consumo de elementos elaborados de forma industrial. Lo ideal es poder realizar tus recetas artesanalmente.
  • Puedes aprender con fáciles recetas hasta hacer leches vegetales.

Alimentos permitidos en la dieta vegana

Cómo he dicho al principio del post depende de cómo sientas el veganismo, ya sea cómo filosofía de vida o simplemente una alternativa alimenticia, podrás comer más o menos alimentos.

El veganismo no deja de ser una dieta vegetariana por lo que os voy a mostrar todas las opciones que podéis adoptar dependiendo de vuestras convicciones o vuestras necesidades. Para ello voy a hablaros un poco del concepto vegetariano.


Cocina vegetariana

cocina vegetariana

La cocina vegetariana, conocida generalmente como vegetarianismo o vegetarismo, consiste en la exclusión total de la carne  y la mayor parte de derivados de la carne en el consumo humano. Todos eliminan las carnes, cualesquiera que sean, en el régimen alimenticio, aunque algunos admiten los huevos, comúnmente llamados ovovegetarianos, la leche llamados lactovegetarianos , mantequilla o quesos que son los ovolactovegetarianos  o la miel como complementos alimenticios a la dieta estrictamente vegetariana.

Algunos creen que esta tendencia alimentaria viene impulsada por movimientos relativamente recientes en la historia de la humanidad. Pero hay que decir que su procedencia se remonta a los más remotos tiempos de la historia, a los siglos IV-VI A. de Cristo, sobre todo en muchas regiones asiáticas de India, Japón, China y otros, entre los cuales se encuentra la Grecia antigua. De sus variedades culinarias hablaremos más adelante.

Posteriormente se desconoce la tendencia vegetariana en Occidente hasta el siglo XIX en que se fomenta particularmente por gentes de la cultura, el arte o la política. Este régimen de alimentación ha tenido siempre en la historia, y sigue teniendo,  un carácter eminentemente religioso, aunque en los últimos tiempos y, debido a estudios científicos en la nutrición, se ha añadido un marcado carácter de “salud” humana.

Además hoy día se invocan razones de medioambiente y éticas que desembocan todas en la protección de la naturaleza y los derechos de los animales.

Como su nombre indica, vegetariano es la tendencia alimentaria que consume exclusivamente productos de la tierra, como verduras, cereales, vegetales, frutas, hierbas, etc y excluye las carnes y pescados de la dieta diaria. Sin embargo, hay una gran variedad de formas y estilos a la hora de practicar el vegetarianismo.


Tipos de vegetarianos

  • Vegetarismo puro: Nada de carnes ni pescados, ni sus derivados, de ningún tipo que sean.
  • Ovo-vegetarismo: Admite los huevos como complemento a su dieta.
  • Lacto-vegetarismo: Acepta la leche en su alimentación diaria
  • Ovo-lacto-vegetarismo: Admiten el consumo de la leche y los huevos como compensación de nutrientes a su dieta estrictamente vegetariana.
  • Pisci-vegetarismo: Incluyen el pescado como alimento normal.
  • Semi-vegetarismo o vegetarismo a medias o socio-vegetarismo, que dificilmente se puede considerar como tal, ya que mezcla las ideas o conceptos del vegeteranismo con la laxitud en la práctica del mismo.

Lo practican quienes aceptan comer carne o pescado alguna vez a la semana o al mes como necesidad nutricional u obligaciones de tipo social o quienes no consideran en general cualquier derivado de  carnes o pescados como elemento esencial de la filosofía vegetariana o vegana.

El consumo de los elementos que componen la dieta vegetariana y/o vegana es muy común en  todos los países del este asiático y en casi todos los países desarrollados, donde cada país ha popularizado de alguna manera un tipo de verdura como propia de su forma o estilo de vida. Pensemos por ejemplo en la pasta, pizza o rissoto italianos, o en las coles de Bruselas o en el gazpacho, pisto, pimientos rellenos o tapas a la plancha españoles, o en los guacamoles o frijoles mejicanos, etc. etc.

Además hay que hacer notar las aportaciones vegetarianas que, teniendo como modelo  derivados cárnicos como hamburguesas, albóndigas  salchichas y más, han ideado unos sucedáneos con verduras, vegetales o frutas que con técnicas bien depuradas pueden competir perfectamente con el modelo original.  

De todas formas, y por mucho que no tengamos nada contra esta tendencia alimentaria, el semáforo se nos pone en rojo cuando consideramos todas las limitaciones proteicas, vitamínicas, calóricas o minerales que tiene este régimen alimentario.


Entre medio, os dejamos un mini reportaje de La Sexta acerca de "El Fenómeno Vegano", en donde se dan unos puntos de vista muy interesantes y que valdría la pena ojear. 


¿Es seguro practicar el veganismo como régimen nutricional?

Aunque según los nutricionistas y organizaciones internacionales de la salud concuerden en que tal práctica nutricional no es incompatible con una buena salud y que más bien ayuda a prevenir o a aminorar la frecuencia de ciertas enfermedades de tipo cancerígeno, siempre habrá que tener en cuenta la ayuda de los profesionales del ramo para que una estricta observancia de un puritanismo cuasi patológico no redunde en problemas de la salud.

Habrá que tener en cuenta factores como la edad del individuo, el grado de actividad laboral o deportividad del mismo, No se puede aconsejar lo mismo a un niño que a un adulto jubilado o que a un deportista de élite. Por eso, son tan importantes los verdaderos profesionales de la nutrición en los sistemas públicos de salud.

Otras dietas que también te podrían interesar: