¿Cómo se puede adelgazar con la dieta alcalina?

La dieta alcalina pone especial atención en aquellos alimentos que ingerimos. No desde el punto de vista de si éstos nos harán engordar o adelgazar, sino desde la perspectiva de cómo estos afectan a nuestra salud.




Este tipo de dieta se basa en la creencia de que debemos  conseguir un equilibrio ácido-alcalino en nuestra ingesta de alimentos (hortalizas) frente a los de tipo ácido (azúcares y harinas, bollería, grasas…), ya que según los defensores de este método alimenticio, el consumo de alimentos alcalinos y su efecto inmediato en el pH de nuestro cuerpo (nivel de acidez del mismo), nos protegen de ciertas enfermedades y mejoran nuestro metabolismo, además de conseguir una reducción de peso, si es el caso.

¿Cuántas veces habremos oído la frase “Somos lo que comemos”? Pues bien, esta expresión, cobra sentido más que nunca en este contexto.


¿En qué consiste la dieta alcalina?

Sabemos que la salud de nuestro cuerpo depende de cómo nos alimentamos. Por lo tanto, una mala alimentación es sinónimo de padecer algún tipo de dolencia, mientras que una alimentación equilibrada nos protegerá de sufrir enfermedades.

Así pues, en esta misma premisa se sustenta la dieta alcalina dado que ciertos estudios científicos vaticinan que las enfermedades de tipo cardiovascular, de pulmón, riñones, cerebrales e incluso el cáncer, tienen más tendencia a desarrollarse en un cuerpo con un elevado porcentaje de acidez que en un cuerpo más de tipo alcalino.

El pH de nuestro cuerpo, o lo que es lo mismo, el nivel de acidez de nuestro organismo, se mide en una escala de 0 al 14. De 0 a 7 se consideraría un cuerpo ácido mientras que de 7 a 14 sería alcalino. Para buscar el equilibrio, la dieta alcalina apuesta por una alimentación a base de frutas y verduras dejando de lado a las carnes rojas, de cerdo, aves de corral, etc. así como a los lácteos. Por supuesto, las grasas y los azúcares también están excluidos de esta dieta.

Con este tipo de alimentación más saludable, conseguiremos, en primer lugar, desintoxicar nuestro cuerpo. Y lo haremos a través de la orina. Ésta será más fluida y alcalina, lo que favorecerá la eliminación de toxinas al mismo tiempo que nos protegerá de padecer cualquier infección en los riñones. Y en segundo lugar, puesto que hemos dejado fuera de nuestra alimentación aquellos productos grasientos, nuestro peso disminuirá.

La dieta alcalina da prioridad a las frutas y verduras en detrimento de la comida basura y los productos excesivamente refinados.

¡Twitéalo!

Es obvio que si nuestra dieta se basa en la cultura de comer platos precocinados, patatas fritas por doquier, gusanitos, barritas de chocolate con galleta y caramelo, enormes porciones de helado, etc., perderemos mucho peso si cambiamos nuestros hábitos y adoptamos un estilo de vida más alcalino.

Si por el contrario, nuestra forma de alimentarnos es más o menos decente aunque siempre pequemos un poco para satisfacer nuestros antojos, esa reducción de peso será menor, pero seguirá estando ya que las hortalizas tienen un escaso aporte calórico.


Opiniones de la práctica de la dieta alcalina

Quién realiza este tipo de dieta a base de alimentos alcalinos es por la principal idea de una necesidad de acelerar el metabolismo para lograr perder ese peso de más.




Como en todas las dietas encontramos opiniones al respecto, en este caso y para reforzar los beneficios de ésta os cuento cómo una usuaria quedó muy contenta realizando la dieta alcalina ya que tras probar varias y no encontrar el resultado que buscaba había perdido un poco la voluntad de empezar con una nueva forma de alimentarse. Cansada de probar y probar encontró en esta su dieta ideal.

¿Por qué? te estarás preguntando, nos lo cuenta ella misma:

Opinión real sobre la dieta alcalina Usuaria anónima - Testimonio

" Tras buscar mucho y preguntar a varios nutricionistas me decidí a probar la última dieta que me dijeron porque mi problema era de metabolismo lento y no conseguía con otras, algo más que pasar hambre.

En esta me explicaron que, salvo productos y alimentos procesados, como en la mayoría de las dietas y los lácteos, no tendría que eliminar ningún grupo de alimentos más, algo que tras mi reciente maternidad me alegro saber. Me pareció muy fácil ya que la base principal está en incluir alimentos dentro de tu menú con alto valor alcalino y no excluir ninguno.

Me comentaron que empezaría a tener resultados tras 6 semanas de dieta pero mi sorpresa fue que a las 4 semanas ya empecé a notar los beneficios, sobretodo la pérdida de peso, que era lo que en ese momento más anhelaba pero también la sensación de hinchazón, entre otras partes de mi cuerpo, del vientre. Además de otros resultados beneficiosos para cumplir mi objetivo.

Mi mayor sorpresa era que me notaba mucho mejor, me ayudó muchísimo a regular mi tránsito, que mira que lo he intentado con todo pero no lo había logrado hasta el momento.

He tenido etapas en las que he dejado de hacer la dieta por diversos motivos, entre otros, que ahora ya soy madre de dos criaturitas que me roban hasta los diez minutos que antes empleaba en hacerme los batidos verdes y puedo decir que se nota y que espero recuperar en poco tiempo la rutina alimenticia que tenía con la dieta alcalina.”.


Los alimentos alcalinos contra el cáncer

Como hemos visto anteriormente, un cuerpo cuyo pH es de 0 a 7 quiere decir que tiene un elevado porcentaje de acidez. O lo que es lo mismo, nuestro propio cuerpo constituye un imán para las enfermedades. Para evitar cualquier tipo de adversidad, lo ideal sería encontrar el equilibrio entre la acidez y la alcalinidad.

A continuación os mostramos cuáles son los alimentos alcalinos para crear unas fantásticas recetas para una dieta alcalina.

Verduras

Frutas

Legumbres

Frutos secos

Especias

Condimentos

Bebidas

Aceites y Grasas

Hemos de tener en cuenta que esta tabla de alimentos alcalinos, es una exposición de productos orientativa, ya que hay más de 250. Pero bueno, con ella nos podemos hacer una idea de cuáles son aquellos que nos favorecen y nos hacen la vida más agradable, llevadera y saludable.


Limón y bicarbonato: el alcalinizante perfecto

El limón es alimento esencial en la dieta alcalina y más aún cuando relacionamos la dieta con los efectos anticancerígenos que tiene. En este sentido hablamos de las posibilidades que tienen por separado el limón y el bicarbonato de sodio pero que si los tomados de forma conjunta se produce una fórmula alcalina terapéutica para limpiar tu organismo.

El uso del limón como primer alimento de la mañana en esta dieta mezclado con el bicarbonato de sodio ayuda que equilibrar tu cuerpo hacía el lado alcalino. Para ello es muy importante que sepas en qué estado está tu cuerpo en base a las medidas de ácidez que debe tener tu organismo.

Además de conocer el estado del PH de tu cuerpo es importante conocer cómo es tu salud digestiva.

¿Cómo conocer si tienes una buena salud digestiva? Pues bien, lo mejor es que te preguntes si sufres alguno de estos síntomas: Gases, diarreas que pasan a estreñimiento sin motivo y de manera continua o viceversa, tienes hipo a menudo, ¿cómo son tus heces? (tamaño, forma, color…), sufres de mal aliento, etc.

Estas son algunos síntomas que podemos detectar fácilmente para saber que no tenemos una buena digestión, más bien lo contrario.

Para ello podemos utilizar la técnica de “urgencia”, una técnica rápida y eficaz, la combinación de Limón con Bicarbonato de Sodio.

Utilizar esta combinación de elementos alcalinizantes nos puede ayudar en momentos puntuales a una alcalinización de nuestro organismo que nos aporte beneficios en una enfermedad que estemos sufriendo, esto no quiere decir que sea un remedio contra la enfermedad sino que su efecto alcalino ayuda a equilibrar nuestro organismo y mantener el PH necesario para afrontar los tratamientos con un poco más de fuerza sabiendo que tu cuerpo lo mantienes equilibrado.

Ahora bien, no es recomendable alargar el uso de la combinación del bicarbonato con el limón ya que el primero es una sal de un solo mineral que no aporta nada más y nuestro cuerpo de una manera y otra irá necesitando aportes de los minerales necesarios para conseguir un correcto equilibrio. Hay que tener en cuenta que nuestro cuerpo necesita mantener un nivel óptimo de calcio, potasio, magnesio además del sodio.

 Pero si ésta combinación nos ayuda y queremos seguir con una buena digestión podemos probar a incorporar la Cayena en esta fórmula ya que ésta especie se considera un alimento alcalinizante muy potente que en la medicina oriental se emplea mucho.

Si quieres también puedes buscar dentro del amplio abanico de alimentos alcalinos una fórmula con algún elemento que posea los minerales de los que carece esta combinación bilineal del bicarbonato de sodio y el limón, lo que hay que recalcar es que el elemento debe tener un gran poder para estimular la digestión y ayudar a la eliminación de residuos, por ejemplo; el jengibre.


Cómo empezar una dieta alcalina

Lo ideal es empezarla poco a poco, ir introduciendo los alimentos alcalinos de manera paulatina en nuestra dieta es la mejor opción ya que si eliminamos todos los elementos ácidos de nuestra vida de golpe puede que nos suponga un duro cambio y nos dificulte seguir adelante con la dieta, por lo que para tener éxito con ella, muchos nutricionistas recomiendan hacer la dieta de forma progresiva.

En este sentido puedes ir añadiendo alimentos poco a poco como he dicho y tras unos días hacer una de las comidas totalmente alcalinas, cuando ya tengas esa comida bien establecida en tu rutina, puedes empezar a implementar la segunda. Por ejemplo: introduce primero el desayuno alcalino en tu día a día y de ahí pasa a hacer la cena. Se te irá haciendo la dieta mucho más sencilla ya que irás marcándote tu las pautas según tus necesidades.

Amplia información:

Otras dietas que también te pueden interesar:

Finalmente, os dejamos la conferencia que realizó el Dr. Alberto Martí Bosch en donde explica cómo los alimentos y la dieta alcalina de forma conjunta pueden ayudar a combatir el cáncer: